Copa de Vino ¿Cómo elegir la correcta?

Puede parecer absurdo que el tipo de copa de vino que escojamos sea algo importante o que debamos de tener en cuenta a la hora de beber vino. Pero lo cierto es que elegir el tipo de copa adecuado puede cambiar por completo la experiencia de la degustación. El motivo es que la copa correcta ayudara a que el sabor, aroma y textura del vino se potencie.

La lengua humana puede reconocer los sabores dulces, salado, ácido y amargo. A la hora de catar vinos, el sabor ‘’umami’’ juega un papel menos importante. Umami, vocablo que proviene del japones, significa ‘’sabroso, o de sabor agradable’’. 

Se pretende que sea uno de los sabores básicos, juntos a los ya mencionados anteriormente. Los otros cuatro sabores se perciben de manera particularmente intensa en diferentes puntos de la lengua, porque los receptores correspondientes se concentran allí: dulce en el frente, ácido y salado en el lado, y amargo en el reverso.

La forma de la copa de vino puede garantizar que las primeras gotas lleguen a diferentes partes de la lengua dependiendo del aroma específico del vino. Así, el vino se percibe como particularmente agradable. 

Por ejemplo, un borde de vidrio ligeramente curvado es el más adecuado para un vino estresado con ácido: primero golpea la punta de la lengua, que es menos sensible al ácido.

Otro de los factores importantes a tener en cuenta en la copa de vino es el tallo. Este debe ser lo suficientemente largo para que la copa pueda sostenerse correctamente y evitar que la mano que la sujeta caliente el vino levemente. 

Básicamente, la copa de vino debe afinarse hacia la abertura para que los aromas del vino tinto y el vino blanco puedan concentrarse en ella.

¿Qué tener en cuenta a la hora de elgir una copa?

  1. CONSIDERE LA FORMA DEL CUENCO

El ancho del tazón de una copa de vino afecta la cantidad de superficie del vino expuesta al aire. También afecta la cantidad de aroma del vino que experimenta la nariz. Con cuencos anchos, gran parte del vino está expuesto al aire y una gran cantidad de aroma llega a la nariz. Con cuencos más estrechos, menos vino está expuesto al aire y hay menos superficie para liberar el aroma a la nariz.

  1. ELIGE UN CUENCO ANCHO PARA LOS VINOS TINTOS

Los vinos tintos generalmente requieren un cuenco grande y ancho para permitir que emerjan sus aromas y sabores más audaces. Los cuencos de copa de vino más amplios permiten que más aromas se acumulen en su nariz y también ayudan a airear el vino mientras bebe, lo que ayuda a liberar más sabor.

  1. ELIGE UN CUENCO ESTRECHO PARA LOS VINOS BLANCOS

Ya que la mayoría de los vinos blancos tienen sabores y aromas más delicados, un vaso más estrecho ayuda a canalizar estos aromas más sutiles hacia la nariz. También expone menos superficie del vino al aire y ayuda a preservar el frío de los vinos blancos.

  1. ELIGE UNA COPA MAS ESTRECHA Y ALTA PARA LOS VINOS ESPUMOSOS Y FRIZZANTES

¿A quién no le gustan las pequeñas burbujitas del vino espumoso? Sin embargo, el sparkling wine o vino espumoso pierde su carbonatación una vez expuesto al oxígeno. Por lo tanto, para mantener la efervescencia intacta el mayor tiempo posible, elija un tazón alto y estrecho para preservar mejor todas esas hermosas burbujas.

  1. CONSIDERE EL TALLO DE LA COPA

Cuando se trata de elegir un vidrio con tallo o sin él, estamos ante una cuestión del gusto personal de cada uno. Sin embargo, beber de un vaso sin tallo puede aumentar la temperatura del vino debido a que su mano sostiene la copa (y a su vez el vino) en lugar de sostener el tallo de la misma.

  1. CONSIDERA EL ARO DE LA COPA

El grosor del borde de una copa de vino afecta la forma en que el vino fluye hacia la lengua mientras lo bebe y, por tanto, puede afectar la forma en que prueba el vino. Un borde más delgado sin labio permite que el vino fluya suavemente por su lengua. Los bordes más gruesos y enrollados inhiben el flujo suave sobre la lengua y pueden acentuar la acidez y la aspereza del vino.

Una vez que hayas elegido la copa y hayas servido el vino, toca disfrutar de la mejor parte: DEGUSTARLO. Y recuerda, si no te gusta como sabe el vino, prueba a degustarlo en otra copa diferente… Puede que cambie toda la experiencia.

Votación
¿Te ha sido de utilidad este artículo?
[Total: 1 Average: 5]
Compártelo en tus redes 🔻